Allá por principios de los 90, tras el éxito de Alien, Aliens,  y Depredador comenzaron a oírse rumores sobre la posibilidad de enfrentar a dos de los personajes míticos de la ciencia ficción de los 80: Alien y Depredador.  Continuaciones en cómic (de Black Horse, creo) y un guión oficial que correteaba por ahí (y que en mi opinión era bastante mejor que el desastre de las películas AVP de hace unos años), hacían vaticinar un futuro enfrentamiento entre dichas especies, con los humanos en medio de todo el sarao, of course.

Sin embargo la idea quedó tristemente aparcada hasta los 2000. Hace una década aparecieron dos fantásticos juegos para PC ( Aliens Vs Predator I y II ) que ambientaban a la perfección dicha posibilidad y nos permitían ponernos en la piel de los pobres marines, los orgullosos depredadores y sorpresa: los aliens.

Esta nueva versión que nos ocupa no difiere mucho del concepto de los juegos anteriores, de hecho no deja de ser un refrito o una puesta al día. Un buen lavado de cara a un clásico, lleno de virtudes y… algunos contras.

portada-aliens-vs-predator-pc

La acción transcurre en una colonia minera de la compañía Weyland-Yutani en un planeta lejano, donde han encontrado unas antiguas ruinas abandonadas. De inmediato el Sr. Weyland envía un equipo de investigación con la misión de abrir las ruinas y rescatar los posibles secretos que oculten. Estas ruinas no son ni más ni menos que unas instalaciones de los  Depredadores utilizadas antaño como campo de caza y criadero de xenomorfos (Aliens),  que ahora son territorio sagrado y tumba de un antiguo guerrero.

La profanación del templo ha llamado la atención de los Depredadores que en seguida envían una partida de caza a ver que ha sucedido en su santuario sagrado. Si bien las fuerzas de seguridad de Weyland logran contener en principio la situación, las cosas acaban saliéndose de madre y se pierde todo contacto con la colonia.

Y ahí es donde empieza la aventura, que no es más que la misma situación vivida desde tres puntos de vista diferente. Como marine colonial nos tocará averiguar qué ha pasado en la colonia. No tardaremos en darnos cuenta de que será otra cacería de bichos (LOL), amenizada por la presencia de ciertos cazadores ocultos y siempre bienvenidos androides de combate de la Weyland, que por cierto tienen orden de disparar a cualquier cosa viviente sea humana o no.

AVP1

Como Depredadores nuestra misión será demostrar nuestra valía como cazador novato encontrando a varios guerreros caídos, eliminando a los intrusos humanos y limpiando el área de los xenomorfos que estos últimos han soltado.

Y como alien nos encontraremos en la piel de un zángano muy especial que ha sido criado por los científicos de la Weyland para experimentar y que aprovecha el caos ocasionado para escapar siguiendo las instrucciones de la Reina que los ilusos humanos han tenido la feliz idea de criar y que pensaban que tenían bajo control. Nuestra misión será sobrevivir y escapar.

La idea de que todo el juego se desarrolle entorno a la misma situación nos lleva al primer “pero” del juego: Los mismos escenarios para las tres campañas. Si bien los entornos resultan espectaculares tanto en interior como en exterior, en cuanto terminas la primera campaña (puedes jugar cualquiera de las tres en cualquier orden) todo se hace repetitivo.

La ambientación del juego es impecable: oscuridad, sombras, ruidos y chirridos… el irritante sonido del sensor de movimiento cuando juegas con el marine, que puede llegar a sacarte de quicio cuando ves que se llena de señales y no ves por donde vienen… y el disparar frenético (ráfagas cortas? ¡ y una leche !) cuando estás rodeado de bichos que vienen hacia ti incluso desde el techo…  El sonido de las armas es una verdadera delicia, aunque no hay gran variedad: pistola, escopeta (ojo con los disparos a quemarropa, que acido quema), rifle de pulsos (el preferido de todo el mundo), el lanzallamas y la smart-gun.

15

Jugar con el Depredador se convierte en una experiencia más relajante, donde el aprovecharse del entorno y de la posibilidad de camuflarse para atacar sigilosamente con nuestras armas a distancia y visión térmica –que no funciona con los aliens- se convertirá en la manera más adecuada de avanzar… si no preferimos avanzar a golpes, claro está. Digo esto porque el Depredador es capaz de acabar con los aliens a puñetazo limpio lo cual dicho sea de paso es bastante divertido y relajante. En cuanto al arsenal, las armas ya conocidas: las zarpas metálicas retráctiles, el cañón de plasma, el disco volador y la lanza.

18

Una vez más, jugar como alien se convierte en una experiencia de los más friki.  Empezando por el singular modo de visión de estos bichos, que nos ofrece una imagen algo deformada, su capacidad para ver a oscuras y la posibilidad de movernos por paredes y techos… lo más fácil es que al principio acabemos bastante mareados. Aunque pueda parecer lo contrario, nos encontramos ante la especie más frágil del juego y la única que regenera salud (el marine y el depredador dependerán de nuestra habilidad para evitar impactos y no gastar los botiquines dejados por ahí con cuentagotas…), unos pocos disparos o un par de leches de un depredador y estaremos acabados.  Esta “fragilidad” se ve compensada por nuestra velocidad, capacidad de ocultación y el factor sorpresa, lo que hará que jugar con este bicho se convierta en un juego constante de esconderse, esperar y saltar a lo bestia sobre el objetivo.  Las armas, las más limitadas del juego: garras y cola.

Es de agradecer la inclusión en el juego de ciertos “movimientos finales” para el Depredador y el Alien que aumentan la sensación e inmersión en el juego. Estos consisten en acciones finales para acabar con nuestros enemigos, una vez los tenemos al alcance y muy cascados. Estas escenas, además de variadas son espectaculares: desde recolectar humanos para implantar aliens, acabarlos de un buen mordisco o ensartarlos con la cola, a decapitaciones y desmembramientos como forma de conseguir trofeos por parte del depredador.

14

avp17 

Otro contra derivado de que el escenario del juego sea tan limitado es que las tres campañas se antojan demasiado cortas, haciendo que el juego en si te lo puedas acabar en unas pocas horas. Esto hace que en cuanto le estás cogiendo el gusto a cada personaje, la campaña acabe y te deje con ganas de más. Las versiones antiguas tenían en su favor una mayor duración y ambientes mucho más claustrofóbicos (los momentos iniciales del marine, completamente a oscuras y con una linterna que había que recargar cada pocos minutos… o la sensación de soledad que transmitía el juego cuando en las primeras fases no te encontrabas absolutamente con ningún enemigo eran insuperables).  Supongo que para “alargar” la duración del juego se han añadido el Modo Supervivencia, que no consiste en más que un par de niveles cerrados donde tenemos que acabar con oleadas de alien hasta que nos eliminen, y el Multijugador.

avp04

Gráficamente cumple bien, aunque los amantes de los gráficos lo encontrarán algo pasado ya… es recomendable jugarlo en PC para poder disfrutar de la máxima calidad y efectos (las consolas son demasiado limitadas). Para mejorar la ambientación, es recomendable jugarlo a oscuras y con auriculares… saltaréis de la silla como mínimo un par de veces 🙂   .

AVP3

A modo de conclusión…. sea como sea AVP nos ofrece algunas buenas horas de juego y una buena forma de soltar adrenalina. Hubiera sido deseable una mayor duración y un hilo argumental más elaborado y cinemático (la idea de ir recolectando diarios de audio para irnos enterando de lo que ha pasado está ya algo pasadita y no ayuda mucho….) pero si lo que queremos es “tirar p´alante” disparando a todo bicho viviente con lo que el juego nos ofrece ya tenemos bastante.