Allá por 1993 la desaparecida Microprose publicó uno de los mejores juegos de estrategia de todos los tiempos: X-COM Enemy Unknown. Novedad y logro técnico por aquella época, pocos ordenadores eran capaces de moverlo y fue uno de los grandes desafíos para los jugones de entonces, debido a su enorme dificultad y complicación.

Imagen

 

El argumento, un caramelo: ante una invasión alienígena surge una organización financiada por varios países cuya misión es frenar los ataques, investigar a los alienígenas, capturar tecnología y por supuesto: acabar con la amenaza. Y nuestra función, gestionar las bases, recursos e investigaciones y por supuesto, mandar a los soldados en el campo de batalla.

ImagenImagen

En 2012 tras varias secuelas bastante malas (excepto Terror from the deep, primera secuela y la única digna de llevar el nombre de la saga, pues lleva la acción al fondo submarino y aumenta la dificultad) Firaxis y 2K lanzan al mercado una puesta al día de este juego, un regreso a lo grande y espectacular.

Imagen

Ante el ataque de varias ciudades por seres extraterrestres de origen desconocido, se pone en marcha la iniciativa X-COM: una organización financiada por varios países para frenar y repeler el ataque alienígena en el aire y en tierra. Al mando de una pequeña base y un grupo selecto de científicos y soldados, nuestra función será interceptar, repeler los ataques y capturar toda la tecnología alien posible a fin de ampliar nuestra base, mejorar las fuerzas y barrer fuera del planeta a la nueva amenaza.

Como en el juego original, tendremos que gestionar los recursos de nuestra base y desplegarnos por todo el planeta para interceptar los posibles ataques. Si bien la gestión de la base se ha simplificado mucho, sigue siendo imprescindible una buena gestión de los fondos, las investigaciones y la fabricación de armamento a fin de equipar a los soldados y vender todo lo que no nos haga falta, pues los recursos económicos serán bastante escasos y pueden ir variando dependiendo de nuestra efectividad: si nuestra gestión no es buena y los aliens siguen haciendo daño, nos retirarán los fondos.

Imagen

En general nuestra base subterránea contará con varios tipos de instalaciones, entre las cuales tendremos que gestionar los Laboratorios, encargados de investigar la tecnología extraterrestre, hacer autopsias y demás.Y los Talleres, donde nuestros ingenieros fabricarán todo lo que nos pueda ser útil para mejorar nuestros cazas y el equipamiento ofensivo de los soldados.

Imagen

Además deberemos gestionar un correcto despliegue de cazas y satélites a fin de detectar ataques e interceptarlos, en teoría, cuanto mayor sea nuestro despliegue más oportunidades de combatir tendremos y mejor será el apoyo de los gobiernos.

Imagen

Si nuestros esfuerzos son infructuosos, los diferentes países que financian XCOM se retirarán del proyecto, dejarán de darnos fondos o en el peor de los casos se aliarán con los aliens. Y eso es malo.

Aparte de las misiones de intercepción, la base del juego son la diferentes misiones en tierra. Estas son:

Recuperación de Ovni estrellado // Aterrizaje: O aterrizan ellos solos o los haces caer. El resultado es diferente. Si el ovni ha sido derribado, nuestros soldados tendrán que barrer el área en busca de supervivientes y recuperar toda la tecnología posible. En este caso, la recuperación será escasa pues la nave habrá sufrido muchos daños y habrá pocos supervivientes. En el caso de un aterrizaje, la dificultad aumenta ya que el número de aliens a abatir será mayor, pues ninguno habrá muerto.

Imagen

Abducción // Terror : Si bien las misiones de aterrizaje no tienen un motivo claro, suponemos que “actividades” alienígenas, las misiones de Abducción son claras: Los aliens están capturando gente para vete a saber qué, así que la misión consiste en eliminarlos y capturar toda la tecnología posible. En las de Terror, la cosa se complica. Los aliens han aterrizado en alguna zona urbana y se están cargando a todo el que pillan, en este caso la misión consiste en rescatar gente y eliminar aliens, tal manera que si los aliens consiguen cargarse más civiles de los que nosotros rescatamos antes de que limpiemos la zona, la misión no habrá sido un éxito.

Imagen

Aparte de todo esto, puntualmente aparecerán misiones consistentes en rescatar a algún político o asegurar alguna zona, desactivar bombas, etc… También nuestro progreso dependerá de que capturemos algún alien vivo para interrogarlo.

A medida que avancemos tanto el nivel como la variedad de enemigos irá en aumento, así durante las primeras misiones serán comunes los enemigos “cutres” como los Sectoides y los hombres lagarto, para poco a poco dar paso a los Mutones, armas cibernéticas y varias bestias pardas más. Por ello será importante ir mejorando a los soldados con mejores armas, armaduras y habilidades. Igualmente los escenarios y los ovnis que capturemos serán cada vez más grandes, desde pequeños scouts a enormes naves recolectoras de varios pisos.

Imagen

Si bien el ritmo de juego es más rápido que en el juego original y ayuda a que no se haga una experiencia muy pesada y es más dinámico… tiene un punto malo. A veces parece que la gestión de la base sea demasiado rápida, muy a piñón lo cual no nos permite mucha planificación y aumenta la sensación de estar “en una carrera”, lo cual en cierta forma da cierto toque de a

emoción al juego. En cambio las fases de combate, al ser por turnos, añaden cierta pausa y permiten jugar con estrategia, aprovechando las capacidades y armamento de los soldados según su clase (Apoyo, asalto, pesada, francotirador…. ) .

Imagen

A nivel técnico, el juego luce espectacular, a pesar de no ser lo más de lo más en gráficos. Todo es convincente y cumple con su función. Los escenarios son detallados y correctos, destructibles (ojo al uso de misiles y granadas) y permiten gran cantidad de tácticas a diferentes niveles. Además las cinemáticas añaden emoción y la sensación de que estamos metidos en algo grande.

A nivel de sonido nos encontramos con una buena banda sonora (nada épico por eso) pero muy correcta y un doblaje al castellano muy bueno. Adicionalmente se puede aplicar la expansión “Enemy Within” que modifica radicalmente el juego, añadiendo nuevos enemigos (los fans de los aliens) y nuevas unidades, según decidamos mejorar nuestros soldados genéticamente gracias a la tecnología alien o convertirlos en pesados cyborgs de combate “a lo bestia”. Además se incluye la opción de que los soldados hablen en su idioma según su nacionalidad.

Imagen

 

XCOM es, sin duda un juego de 10 y una estupenda puesta al día de un clásico que en su momento hizo las delicias de muchos chavales y marcó el camino a seguir en cuanto a los juegos de estrategia por turnos. Ofrece muchas horas de diversión y además es muy rejugable, pues permite varios niveles de dificultad y los escenarios de las misiones de combate son de diseño aleatorio.